Repostería extremeña, tradición y sabor

Extremadura no es solo su patrimonio histórico, ni tampoco su naturaleza salvaje. Es mucho más que eso, es el conjunto de pueblos y tradiciones, de aromas y sabores únicos que te envuelven.

El origen de la repostería extremeña

El aire de tierra fronteriza que emana Extremadura impregna toda su cultura. Desde tiempos romanos, como paso desde el sur Bético hasta el norte Tarraconensis, la provincia de Lusitania se caracterizaba por recoger el guante cultural dejado por los pueblos prerromanos que habitaban estos lares. En época andalusí, el Reino Taifa de Badajoz era uno de los más grandes de la península ibérica, atesorando algunos de los mejores artesanos, científicos… y también reposteros.

Esos sabores de toda la vida con miel y vino tinto se entremezclaron con los que venían del mundo portugués, ultramarino y cargado de especias para ser el origen de la repostería extremeña. El trasiego de mercancías venidas de las Indias, de África y del lejano Oriente también aportó su granito de arena influenciando en gran medida la gastronomía de esta zona.

La repostería extremeña en nuestros días

Es por eso que a día de hoy podemos encontrar desde platos que han cambiado poco desde el mundo romano hasta sabores de fusión hispano-lusos, pasando por dulces árabes y judíos. Hay que probar nuestros dulces, no hay excusa puesto que incluso tenemos dulces para diabéticos, versión sin azúcar de nuestras creaciones de la repostería extremeña.

Desde las deliciosas roscas de alfajor hasta las flores de hojaldre y miel, el recetario de dulces extremeños no dejará indiferente al más goloso de los comensales.

Son dulces hechos con mimo, siguiendo procesos centenarios que equilibran los sabores y potencian el resultado.

Dulces extremeños con leyenda

Los hay que incluso tienen su propia leyenda, como la Técula Mécula oliventina. Cuenta la tradición que una pastelera de Olivenza encontró en un baúl la receta de este dulce típico de su localidad elaborado a base de yema y almendra con cubierta de hojaldre. A mediados del siglo XX, la registró y se ha guardado en secreto. Sólo tienen acceso a ella sus propietarios, que la van transmitiendo de padres a hijos.

Aunque sin duda nuestros preferidos son las roscas extremeñas, una delicia de masa frita con azúcar y ralladura de cítricos que nos evoca a tiempos de la niñez, donde las abuelas aparecían con el mandil remangado y un plato de rosquillas que sacaban una sonrisa al más gruñón.

Las roscas de alfajor y las roscas de vino causan sensación en cualquier sobremesa.

Dónde comprar repostería extremeña

Pero la pregunta es obligada, ¿dónde comprar rosquillas extremeñas? ¿Qué pastelerías me garantizan que siguen las recetas tradicionales de la repostería extremeña? Puedes elaborar estos fantásticos dulces tú mismo, o puedes consultar nuestra web y adquirir algunos de los mejores postres y dulces de manera rápida, sencilla y con garantía de calidad. Tú eliges, pero hagas lo que hagas, no dejes de probar los mejores platos de nuestra región, son una demostración de nuestro amor por la tradición y por el sabor inconfundible extremeño.